Licencia commons

Licencia de Creative Commons
Fortificacions i trinxeres del País Valencià by José V. Durbán Aparisi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

martes, enero 08, 2019

Un patrimonio singular ¿hay alternativas?. San Antonio de Benagéber.

Los nuevos hallazgos de San Antonio de Benagéber debajo del escombro y el olvido vuelven a poner sobre la mesa la compatibilidad entre los intereses privados y el interés público. No es que uno se deba superponer al otro sino que, como se ha dicho,  hay que encontrar el equilibrio necesario para hacerlos compatibles. Habrá que hacer un esfuerzo por imaginar propuestas novedosas para que no se perjudiquen ambos intereses. No es fácil, no,  pero debemos intentarlo.Existen ejemplos de conservación en los que se ha podido hacer compatible, hágase un esfuerzo por estudiarlos.

Respecto de la singularidad del conjunto de San Antonio no hay duda. A las alturas de lo que conocemos sobre la Línea de Defensa Inmediata, casi su totalidad, estos restos, los de San Antonio, son especialmente interesantes, sobran los motivos para conservarlos. Además, siempre se planteó la
Línea de Defensa Inmediata como un conjunto a proteger.

No existe en todo el trazado que conocemos de esta Línea un  de búnker tan bien conservado y tan amplio, con un almacén en su retaguardia, elementos de autodefensa incorporados, camuflaje, realización tan integrada y plena de modernidad (hormigón armado, biselados, encofrados, escaleras, pero también mampostería,  camuflaje...). Un conjunto que más se acerca a un fortín complejo con varias troneras y disposición con varias cámaras de fuego en la que se hacen compatibles desplazamientos para adoptar distintos ángulos de la "máquina".

Todo nos hace pensar en la intervención de alguno de los arquitectos que formaron aquel grupo de Valencia que dirigió Goerlich y que estuvieron fieles al Frente Popular. Nos queda además otros elementos por indagar que irán surgiendo producto del trabajo que queda por hacer.

Una inscripción parece relatar claramente la fecha de realización y sus autores:" CNT-FAI 1939". Una fecha tardía, en la que ya se ha seleccionado por parte de las autoridades militares de ingenieros en Valencia el personal que ocupará la primera línea de construcción.

La Línea de Defensa Inmediata es la más cercana a Valencia, la que presenta una complejidad mayor por su estructura cercana a lo que se entiende por "un frente estabilizado". Esto también está presente en San Antonio.

La visual que ofrece de todo el territorio y  las aproximaciones a vistas del conjunto  de la Vallesa son aspectos relevantes a tener en cuenta en su posible preservación, lo que afecta a alturas, cotas, etc.

La Línea de Defensa Inmediata a Valencia fue un elemento decisivo para la movilización de la retaguardia en meses clave para el sostenimiento de la República. Y ya se sabe que sin la retaguardia es difícilmente sostenible el frente "las guerras se pierden en la retaguardia" (1) y yo añadiría que , a veces se ganan.

Tronera de autodefensa del interior del búnker.Foto: JD
Inscripción con la leyenda CNT FAI Año 1939.
Esta circunstancia hace que hoy quede la línea muy bien comunicada y cercana a la ciudad, lo que permitiría visitas de un gran núcleo metropolitano cercano a Valencia y situado en el perímetro del Parque Natural y Cultural del Turia.
Manifiesto de apoyo a la República de la Comisión gestora del colegio de arquitectos de Valencia. Exposición Ayuntamiento de Valencia. Foto: J.D.

(1) ARTOLA , Ricardo. La Primera Guerra Mundial. Alianza Editorial, 2014




sábado, diciembre 15, 2018

SAN ANTONIO DE BENAGÉBER COMIENZA A RECUPERAR SU PATRIMONIO BÉLICO.

La acción social y ciudadana ha estado muy presente en la recuperación del patrimonio militar de la Guerra Civil en Valencia (1936-39). Hay muchos ejemplos a lo largo de todo el territorio valenciano, pero sin duda el más próximo para este blog ha sido el de la Coordinadora de los Bosques del Turia y más concretamente la reivindicación de los vecinos se San Antonio de Benagéber a través de sus organizaciones sociales, vecinales y políticas ( muy claramente en el caso de Compromís-Plataforma) que no han dejado de demandar la recuperación de este patrimonio. También la perseverancia de  personas que apostaron con su tiempo y su trabajo por sostener el empeño.
Han sido años de trabajar en silencio y contra muchos  medios sin ningún tipo de ayuda o subvención, un contexto histórico y político nada favorable, y en medio de un fuerte impulso urbanístico que presionaba al máximo sobre los restos arqueológicos entonces no reconocidos y, en algunos casos, despreciados o temidos.

La preservación, la catalogación y la investigación individual también han tenido sido un elemento importante cuando nada había hecho y ha permitido dar apoyo académico y documental a la lucha ciudadana. Se han aportado informes, trabajos de investigación, conferencias, publicaciones desde 2006 para avalar y empujar la recuperación de un patrimonio que nadie reconocía. 

Unas veces ha sido la ignorancia, otras el impulso urbanístico, otras más un cierto desprecio "de la academia" por unos temas militares que no parecían tener interés histórico.

Desde nuestro punto de vista, la importancia de este patrimonio no puede ser desdibujada ni descontextualizada de su historia y de la pertenencia a los valores de la igualdad, la democracia, la modernidad por los que fueron construidos. Reconocerlos y rehabilitarlos es volver a descubrir la importancia y el esfuerzo de todos los que estuvieron dispuestos a defender la ciudad  de Valencia en su lucha contra el fascismo.

En el caso concreto de la posición de San Antonio de Benagéber, vinculado a la defensa de la Vallesa de Mandor en la Línea de Defensa Inmediata a Valencia la primera aportación  del estado de la situación en la que se encontraban los restos se realizó a través de la Revista de Arqueología la Linde y gracias al interés y apoyo de Paloma Berrocal y Víctor Algarra en una publicación titulada "Tipologías y estrategias en la defensa de Valencia (1938-39)" pp. 64-87 de marzo de 2014. 

En dicho artículo se describe la línea a su paso por San Antonio de Benagéber y los importantes elementos que la conforman dentro de una defensa visibles en su cimentación. Algunos de estos elementos, perfectamente camuflados, en el entorno natural permanecían ocultos. La cimentación de un antiguo chalet hacía presagiar la existencia de un conjunto mucho más general como el que hoy aparece a nuestros ojos. En aquel artículo se decía: 



"El conjunto de Centros de Resistencia de Paterna- San Antonio de Benagéber- L’Eliana- Ribarroja-Manises.
Esta zona constituye el extremo oeste de la línea defensiva y cerraba el paso a una serie de posibles penetraciones enemigas en su marcha hacia Valencia, tanto desde el distrito de Llíria como el de Ribarroja. Su defensa se apoya en la existencia de pequeños barrancos y lomas (Barranc Fondo, El Barranc de la Cabrasa o los Mogotes de los Carasoles y el Cerro de la Cruz, así como Les Rodanes en Vilamarxant), que son estribaciones meridionales ibéricas, de la serranía interior, de Buñol y Chiva, como en la existencia del trazado del río Turia a su paso por las zonas boscosas del actual Parque Natural del Turia. Desde el Km 11 de la carretera de Llíria hasta la zona de los Carasoles al noroeste de Manises se realizaron distintos Centros de Resistencia y Puntos de Apoyo a lo largo de unos 7 km de recorrido que se sostenían en esas características orográficas del terreno. Muchos de los restos de trincheras y fortificaciones han desaparecido por la urbanización creciente de este territorio y por la actividad agrícola o industrial, la minería a cielo abierto, tal es el caso de la zona de Entrepinos en l’Eliana o San Antonio de Benagéber, así como en el caso de las canteras de los Carasoles (Riba-roja de Turia), que han terminado con un importante núcleo de posiciones en el Cerro de la Cruz y lomas adyacentes hasta las cercanías del cementerio de Riba-Roja, donde aún existen restos de núcleos defensivos importantes."
Además de describir la importancia de este conjunto, el artículo apostaba por sus elementos ocultos por el escombro y que debían aportar mucha más información cuando todo el conjunto fuera visible."


En el recorrido que durante estos días hemos hecho por este mismo Centro de Resistencia y su posición en SAB hemos visto cómo avanza su desescombro y cómo por fin la arqueología empieza a poner en su sitio uno de los conjuntos bélicos patrimoniales más cercanos y mejor conservados a la ciudad de Valencia en esa línea defensiva que hasta ahora permanecían ocultos y olvidados.

Ha sido una suerte que aquel viejo chalet de los años 60, cubriera todo el terreno con escombros, porque en definitiva debajo de aquel derrumbe aflora, de nuevo, nuestra historia más reciente. Seguramente otros pasos seguirán a estos primeros y muchos más elementos hoy cubiertos por la maleza y el derrumbe aflorarán en un futuro próximo.

Una de las inscripciones halladas en la zona estudiada en 2007. Foto: J. Durbán.

Estado de los restos de un búnker en 2007. Foto:J. Durbán
Escombros sobre el bunker principal en 2007. Foto: J. Durbán.

Detalle de una tronera del búnker principal en 2007. J. Durbán.

Estado del búnker principal bajo los escombros del chalet. Foto 2007. J. Durbán

Estado del polvorín sin descubrir en 2007. Foto J Durbán.

Uno de los bunkers. 2007. J. Durbán.
Otro de las posiciones con trinchera en onda. Foto: José Durbán, 2007.
Visita vecinal de San Antonio de Benagéber en abril de 2010. Algunos descansan sobre el refugio, obsérvese la cimentación del chalet que cubría el refugio-polvorín. 
Visita realizada en conmemoración del 75 aniversario de la Defensa de Valencia en abril de 2013, explicación sobre la misma plataforma, el viejo chalet que hoy nos muestra su cimentación real.

Estado de un bunker en 2007. Quico Pellicer. Foto J. Durbán.





Situación actual de la construcción defensiva. Fotos cedidas por el autor diciembre 2018.

Situación actual del refugio-polvorín. Fotos cedidas por el autor diciembre 2018.

sábado, diciembre 01, 2018

Sobre la Línea de Defensa Inmediata a Valencia. 5. Los Batallones de Obras y Fortificación.


Los Batallones de Fortificación en La Línea Defensa Inmediata de Valencia

La construcción de la Línea de Defensa Inmediata de Valencia fue obra de los batallones de obras y fortificación. Estos batallones vinieron a completar a los cuerpos de  ingenieros de los ejércitos. Se trataba de batallones de carácter civil, aunque militarizados, formados inicialmente por voluntarios de los sectores de la construcción de las organizaciones sindicales, y que se complementarán con personal movilizado y, finalmente, presos tanto de guerra como comunes y políticos.
Todos ellos son los protagonistas de la construcción, lo trabajadores que levantarán la defensa de Valencia , no habría sido posible levantar dicha líneas sin su participación y su empeño;  un número importante de personal movilizado por su quinta respectiva, las mujeres, los presos de todo tipo, también los presos de guerra como los presos de la Batalla de Teruel o de Belchite, fueran o no republicanos, todos participaron en aquellos días en la defensa de Valencia contra el fascismo.

La movilización

En marzo de 1938 fueron movilizados de manera voluntaria todos los afiliados sindicales de la construcción entre 30 y 35 años.[1] Con posterioridad se realizarán tres movilizaciones obligatorias, en abril, octubre (quintas del 21, 20 y 19) y enero. Ante la ofensiva de Catalunya se movilizarán a los trabajadores entre 18 y 55 años, la llamada “quinta del saco”.
La República movilizó para la tarea de fortificación defensiva a personal especializado en el manejo de herramientas y comprensores del sector de la construcción, así como especialistas en el trabajo con el hormigón. Los trabajadores no especializados, presos, políticos y otro personal voluntario realizarán tareas de apoyo a los especialistas, como traslado de materiales, desescombro y otras tareas auxiliares a la construcción de los fortines y defensas, pistas militares y refuerzos de obra civil necesarias para las autoridades locales.
Un decreto de 22 de abril de 1938 firmado por el Presidente Manuel Azaña hacía referencia a la movilización de personal civil para la fortificar , y una circular posterior de fechas 23 y 25 de abril de 1938, publicados en la Gaceta de la República[2] , completaron el llamamiento obligatorio de obreros y campesinos en los llamados Batallones de Obras y Fortificaciones, Equipos de Destrucción y Compañías de Carreteras. En el decreto de 22 de abril decía, el Consejo de Ministros a propuesta de su Ministro de Defensa Nacional Sr Negrín acuerda, entre otras medidas, movilizar a los trabajadores pertenecientes a los reemplazos de 1926,25,24,23 y 22 de los oficios de Arquitectos, Aparejadores, Encargados, Maestros de Obras, Aislamientos e impermiabilizantes, Encofradores y Hierro Armado, Mosaistas y Colocadores, Montadores de cubierta, Carpinteros o similares, Albañiles y peones, Piedra artificial, Piedra y mármol, Empapeladores, Empedradores, Estucadores, Ladrilleros, Cerámica, Canteras, Yeseros, Pintores, Carpinteros de Ribera  y  Trabajadores de la Tierra. Todos estos oficios se incorporaron, según reemplazo, durante el mes de mayo. Serán las Comandancias de Ingenieros las encargadas de distribuir el personal a sus unidades de destino.
Esa circular del 25 de abril, da todo lujo de detalles sobre lo que fue la movilización de los batallones y las circunstancias y condiciones concretas de su movilización, comenzando por la descripción detallada de un  equipamiento rudimentario para afrontar las semanas de trabajo a la intemperie o en condiciones de supervivencia máxima, los utensilios de los que deberán ir provistos serán: una manta, una muda de repuesto, una cuchara, un plato o tartera, una cantimplora o vaso y un calzado. En cuanto a su reconocimiento sanitario, se dice, que será el médico titular del Consejo Municipal correspondiente el que se encargue de la  revisión provisional, expidiendo un certificado acreditativo de la utilidad para los trabajos de fortificación.


El transporte
Respecto del transporte, se concentraba a los  movilizados por el referido decreto, en el centro de reclutamiento más próximo a su residencia, será el Estado el que asuma el transporte por vía férrea. Los centros de reclutamiento y recuperación fueron muy activos en este periodo y puestos en marcha para incorporar y recoger las distingas movilizaciones y a los soldados que se daban a la fuga. En previsión de estar interrumpidas las comunicaciones ferroviarias o de no existir, los presidentes de los Consejos Municipales podrán requisar por el tiempo estrictamente indispensable, vehículos automóviles que devolverán una vez terminado el servicio.

De no haber medio alguno de transporte, el viaje lo harán los movilizados mediante jornadas de a pie de 20 kilómetros de longitud a cuyo fin saldrán de sus residencias con la antelación necesaria para presentarse en los centros de reunión en las fechas señaladas.
Esta  tarea de transporte ferroviario fue descomunal por su compleja organización en una situación tan precaria,   puesto que la movilización alcanzó a los reclutas de todo el territorio republicano, muchos de los batallones de fortificación fueron traídos desde Extremadura y Andalucía a la zona de Levante. Para reforzar el trabajo fortificador se trajeron batallones de los ejércitos de Extremadura, ejército de Andalucía , ejército de la zona Centro en Castilla la Mancha y distintos batallones de presos como el de penados jóvenes del campo de trabajo de Totana (Murcia) o de la prisión provincial de Chinchilla en Albacete.

 En estos casos el transporte se realizó a la estación del ferrocarril  de Valencia, desde aquí en el trenet a Llíria o Bétera y después en camiones hasta los lugares respectivos en la Yesa , Soneja y los distintos lugares de construcción de la X.Y.Z. El Trenet se mostró así como un eficaz vehículo de transporte para las necesitadas unidades republicanas a la vez que, dada su deficiente circulación, oportunidad para aquellos reclutas que decidían darse a la fuga saltando del vagón. A su vez la ruta se siguió a la inversa cuando las necesidades de fortificación del frente de Levante amainaron y se hizo más urgente atender el frente de Extremadura.

La paga y sueldo
Todos los fortificadores tendrán derecho a una paga de 5 pesetas diarias desde el día de salida al de presentación y, desde la fecha que se presenten a todos los devengos correspondientes a los soldados, incluidos pan y rancho. Hay que pensar que esta paga se correspondía con una jornada de 10 horas distribuidas en dos turnos de mañana y tarde. En algunas ocasiones, las necesidades de guerra y el peligro de los bombardeos tanto enemigos como propios obligaban a establecer más turnos e incluso a la introducción del trabajo nocturno.
Al no ser trincheras expuestas a las vicisitudes del frente, la construcción de la Línea de Defensa Inmediata a Valencia , pudo tener un ritmo de trabajo ordinario que se veía sólo interrumpido por la llegada de las visitas de las organizaciones sindicales y políticas, e incluso de amigos y familiares de Valencia.
Los ascensos
Los arquitectos, aparejadores, encargados y maestros de obras comprendidos en esta movilización, podrán ser propuestos para Sargentos o Tenientes en Campaña, previa petición a la que acompañarán los correspondientes avales, sindicales o políticos, que garanticen su adhesión antes del 18 de Julio de 1936.
Lógicamente se buscaba el buen oficio en la realización de la obra, aprovechando al máximo la formación y especialización de los trabajadores por encima de una igualdad aniquiladora.
Los presos
El 2 de julio, la prensa valenciana, recogió también la noticia de la formación de batallones integrados por detenidos gubernativos, penados y prisioneros de guerra para fortificar Valencia y su provincia[3]. La idea fue  formar treinta batallones de fortificación con presos de toda índole. Los datos, que da la prensa a través de la Dirección General de Prisiones, son que trabajaban en las fortificaciones 7.543 prisioneros. Estos prisioneros eran de tres categorías distintas: comunes, políticos y presos de guerra. Como veremos, el comportamiento y la actitud de los presos respecto del trabajo fortificador serán distintos siendo más eficaz el de los presos de guerra. Entre los presos políticos y comunes el quintacolumnismo e incluso el boicot al trabajo aparecerán de manera repetida y fue necesario aplicar medidas organizativas y disciplinarias por las autoridades militares.
Además, en mayo de 1938,  se creará un cuerpo especial de brigadas de vigilancia para fortificación organizadas y formadas por la Subdirección General de Seguridad y que serán asimiladas al cuerpo de carabineros.
El gobernador civil de Valencia Sr. Molina Conejero tomará medidas para movilizar Valencia y perseguir incluso el ocio nocturno dentro de la ciudad, ya que no es permisible teniendo tan cerca el frente, que algunos se dediquen a holgazanear y irse de juerga como si nada estuviera pasando. El propio gobernador dará marcha atrás en alguna de las medidas gubernativas puestas en marcha, aunque los guardias de seguridad realizarán distintas redadas en la ciudad persiguiendo a este tipo de ociosos y prófugos.

Un grupo de mujeres excavan trincheras junto a la calle del Hospital en Valencia, diario Verdad, 17 julio.


Las mujeres y la participación  popular en la defensa.
Además, las organizaciones sindicales y políticas y sus ramas juveniles hacían llamamientos constantes[4] y reclutaban entre sus afiliados personal para constituir estos batallones de fortificación. En dichos batallones participaran también las mujeres construyendo zanjas y trincheras en la ciudad de Valencia[5]. Entre la lista interminable de llamamientos a la fortificación esta la de los trabajadores del comercio valenciano, el sindicato profesional de periodistas de la UGT, el sindicato de crédito y finanzas, la asamblea de trabajadores de artes gráficas, la agrupación de comerciantes, los sindicatos del vestido, los ferroviarios, los estudiantes de la FUE, las mujeres antifascistas, los trabajadores portuarios, los delegados de las pedanías de Valencia, los trabajadores de Sagunto y Buñol,  etc[6].
La defensa Pasiva. Los trabajadores de Valencia durante el mes de junio realizan declaraciones a través de sus centrales en las que se ofrecen a colaborar con la Junta de Defensa Pasiva para fortificar Valencia, implantando la jornada de 48 horas. La Junta de Defensa Pasiva participó suministrando ayuda material, humana y se encargó del abastecimiento de las construcciones que se realizaban alrededor de la ciudad de Valencia.
            Día y noche se trabaja
Tal debió ser el esfuerzo fortificador, sobre todo después de la caída de Nules, que una fuente tan poco sospechosa como el servicio de información del ejército franquista lo relataba de esta manera, pocos días antes del 13 de julio cuando comienza la última fase de la ofensiva en la zona de Espadán: “Día y noche trabajan los Batallones fortificadores; desde los observatorios nacionales se advierte una actividad incesante; nuevas fuerzas han llegado durante los últimos días al amenazado sector; las tropas de línea pronuncian cinco o seis contraataques, con intención de evitar el establecimiento sólido de las vanguardias nacionales…”[7]

Un decreto de 18 de septiembre de 1938, publicado en la Gaceta de la República, vuelve a ordenar la movilización de los trabajadores de la construcción y de la tierra  correspondiente a los reemplazos de 1921, 20 y 19.           

En conclusión,  lo que hoy llamaríamos la sociedad civil, y todas sus instituciones locales y provinciales tuvieron una participación principal en la tarea de fortificar Valencia. Pusieron en ello más que su empeño y voluntad, su trabajo, su dinero y sus técnicos, aún a costa de ciertas incomprensiones que pudieron suceder. Nadie dudaba del peligro que amenazaba Valencia, el riesgo que corría la ciudad y la gravedad que su caída suponía  para la República. La obra de fortificación valenciana fue en gran parte una obra realizada con el apoyo popular y formó parte de la épica de la guerra civil[8]. Además, la movilización de la retaguardia valenciana fue un plus político y moral necesario para sostener los frentes, para apoyar las políticas de negociación en el tablero internacional mostrando la voluntad inquebrantable de la resistencia, para sostener la política de los 13 puntos de Negrín.
           





[1] Declaraciones a la prensa de José Pallás secretario provincial de enlace UGT-CNT. Diario Verdad, 7 de julio de 1938.
[2] Gaceta de la República nº “113” y “115”.
[3] Adelante, órgano del Partido Socialista Obrero Español, 2 de Julio de 1938.
[4] Hora diario de las JSU, recoge una de las muchas convocatorias sindicales de reclutamiento voluntario el 30 de marzo cuando convoca a los afiliados de la construcción en la sede sindical de la calle de la Paz de Valencia esquina con la calle Gorki.
[5] Verdad, órgano Provincial del Partido Comunista de España, 17 de julio de 1938.
[6] Llamamientos y proclamas que aparecen en la prensa de esos meses de abril a julio de 1938. Estos llamamientos recuerdan la descripción literaria de Max Aub sobre la batalla de Madrid. Max Aub. Campo abierto, Santillana Ediciones Generales. Madrid, 2003.
[7] Aznar, Manuel. Historia Militar de la Guerra de España. Editorial Nacional. Madrid, 1963, III Tomo, tercera edición, p, 163.
[8] El periódico socialista Adelante lo recogía así el 10 de julio de 1938: “El general Miaja ha dado las ordenes oportunas para una eficaz fortificación de Valencia y afirma que nuestra ciudad si llega el caso, renovará la gloria de Madrid”. Rojo afirmaba: “Madrid revivía en el frente de Viver”. Vicente Rojo España heroica p, 143.

miércoles, noviembre 28, 2018

El Refugio del Colegio Balmes.

El refugio para niños del Colegio Público Balmes se encuentra en Valencia ciudad. Es otro de los refugios a restaurar en un ejercicio de recuperación de los lugares de la memoria.
En el libro , la Guerra de Amaya, del escritor Muñoz Puelles se relata la vida durante el periodo republicano y la guerra civil en Gijón de esta niña que sufrió los bombardeos, como muchos otros niños. Las experiencias y vicisitudes que tuvieron que pasar muchos de estos niños, que eran nuestros padres o nuestros abuelos no pueden ser olvidadas, forman parte de su memoria sentimental y de nuestra memoria democrática.
La mirada hacia el refugio Balmes, a través de las fotos de José María Azkárraga, incansable en su trabajo de recuperación de nuestra memoria colectiva es buena ocasión para volver a demandar algo tan sencillo y necesario como un catálogo adecuado y una propuesta de adecuación, antes que sea demasiado tarde.
Detalles del refugio. José Azkárraga.


Bomba de aireación.José Azkárraga.

domingo, noviembre 18, 2018

Sobre la Línea de Defensa Inmediata a València. 4. La retaguardia. 1. Julio Just.




Diario El Pueblo, 20 julio 1838.

1. ¿Fue realmente Julio Just y algunos diputados valencianos de su partido los que propusieron la construcción de la Línea de Defensa Inmediata a Valencia ?

Resumen:
La paternidad de la propuesta de construcción de la Línea de Defensa Inmediata a Valencia  ha sido atribuida popularmente y también por algunos autores como Edelmir Galdón* a Julio Just y al Consejo Local de Valencia al entender que Just había hecho una propuesta por escrito el 21 de junio de 1938, junto con otros diputados que llevaba por título: Líneas generales de un proyecto de fortificaciones del territorio de la provincia de Valencia en su frontera norte, principalmente en el macizo montañoso que divide las cuencas del Palancia y del Turia.*
Sin embargo, la documentación con la que trabajamos parece demostrar que  la defensa de Valencia ya estaba contemplada por la comandancia general de Ingenieros de Valencia, y se hizo visible en la propuesta general de líneas defensivas destinadas a proteger la ciudad de la ofensiva nacionalista realizada el verano de 1938.
Además, el planteamiento de Just, si se examina el escrito de referencia detenidamente,  dista mucho de lo que es una defensa articulada en Centros de Resistencia, en profundidad y escalonada. Dos, Just nunca menciona explícitamente  una línea entre la costa y el río Turia. Tres,  la respuesta militar al escrito de Just es inmediata (no pudieron concebir un plan tan preciso en un tiempo tan concreto, apenas unos días* ) y finalmente, los conocimientos de Just respecto de la fortificación defensiva de campaña son relativamente anticuados frente a la defensa "moderna" en la que se concretó el diseño y la ejecución de la Línea de Defensa Inmediata a Valencia.
Otra cosa es, el gran consenso que se supo articular y la disposición de todas las autoridades civiles (Consejo Local y Consejo Provincial, diputados locales, sindicatos, etc. )  y militares en participar en la defensa, aunque siempre dejando bien claro que todo se realizaría bajo la dirección del ejército republicano*.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Tras la caída de Castellón el 14 de junio, la presión sobre la siguiente capital valenciana se hacía extremadamente real.
La ciudad de Valencia se preparó para la defensa cuando más necesaria era llevar adelante la política de resistencia proclamada por el gobierno republicano de Juan Negrín.
Esta defensa se articulaba en la llamada defensa pasiva que dependía de los consejos locales de defensa encargados de todo lo referente a la construcción  de refugios y defensa contra bombardeos ( de la que era responsable Manuel Pérez Salas). Por otro lado estaba la defensa del territorio que dependía directamente del ministerio de defensa nacional  y del Estado Mayor Central encabezado por el general Vicente Rojo.
Sin embargo, hoy conocemos que en esta Defensa Inmediata de Valencia jugaron un papel destacado las autoridades civiles, prestando su apoyo técnico, material, humano y económico a las autoridades militares.
Pero no sólo eso, el 21 de junio de 1938 el ex ministro valenciano de Obras Públicas y miembro de Izquierda Republicana, el diputado Julio Just redactó una propuesta de defensa de la ciudad de Valencia que parecía cuestionar algunas de las medidas tomadas por el mando militar. El escrito de Just , sin firma,  lleva por título :

Líneas generales de un proyecto de fortificaciones del territorio de la provincia de Valencia en su frontera norte, principalmente en el macizo montañoso que divide las cuencas del Palancia y del Turia.”  (AGMAV).

Dicho informe fue enviado por el General Jefe del Estado Mayor (Vicente Rojo) el 5 de julio de 1938 desde Barcelona al General Comandante del Grupo de Ejércitos de la Zona Central  (José Miaja) con una nota en la que dice:
           
Remito a V. E. copia de un proyecto de fortificaciones sobre la región valenciana enviado al Sr. Ministro por el ex ministro Don Julio Just, a fin de que se recoja de él lo que hubiera de conveniente y hacedero.”

Dicho proyecto de fortificación es a su vez remitido desde el Ministerio de Defensa ( Juan Negrin), acusando que se ha recibido del ex-ministro Julio Just, a la comandancia general de Ingenieros de Valencia con fecha 8 de julio de 1938.
Escrito a la Comandancia General de Ingenieros de Valencia de 8 de julio de 1938, sugiriendo revisar las propuestas de Just para la defensa de las proximidades de Valencia.


En el escrito de referencia sobre proyecto de fortificación de Just, se propone en primer lugar “completar” la obra que está realizándose en Almenara, Espadán y Segorbe trazando una línea que siga la carretera de los Valles a Canet de Berenguer, por detrás de Almenara, cortando la carretera general de Barcelona en el km. 30 apoyándose en la derecha en el mar y en la izquierda en el macizo montañoso de la Creu, explicando a continuación la forma en que debería hacerse la fortificación en montaña y llano para evitar los movimientos envolventes del enemigo. Es decir, se trata de reforzar la línea X.Y.Z con una intermedia que transcurra por detrás de Almenara, cuestión que ya se había iniciado. Pero lo que nos interesa sobre la defensa de Valencia viene a señalarse en el escrito remarcando la importancia del sector de El Puig Rafelbunyol:
concebimos una nueva línea que apoyándose por el Oeste en el mar, y teniendo como puntos fuertes los cerros mellizos del Puig y el Monasterio del mismo nombre, se corriera por la izquierda hacia Rafelbuñol desviándose después en dirección Norte para escalar las escarpadas laderas de la Sierra Calderona, comprendiendo antes de llegar a Rafelbuñól en esa línea, la Cartuja del Puig que como el Monasterio de igual nombre ofrece por su robustísima fábrica condiciones de defensa apreciables”.

Además, propone construir “otras” en el último tramo de la carretera de Barcelona a Valencia, en la línea derecha del barranco del Carraixet desde Alboraya a Bétera, pasando por los términos de Bonrepós, Vinalesa, Foyos y Alfara. Es decir, propone una línea posterior a la anterior para defender Valencia, apoyándose en el barranco de El Carraixet.
Pero lo más destacado resulta la crítica contundente de Julio Just que después de señalar estas “mejoras al plan de obras militares” se lanza a remarcar que existen “tres grandes puertas abiertas a la invasión de la provincia de Valencia hoy total y absolutamente indefensa (el subrayado es mío)”. Just señala; “La primera es la carretera del Estado de Olocau-Marines-Gatova”, la segunda se abre hacia el Oeste, “la carretera de Alcublas a Altura”, la tercera “la carretera que va de Aras de Alpuente a la estación de Mora, siguiendo muy de cerca el río Arcos”. Las tres carreteras son el paso hacia LLíria desde Segorbe, en el segundo caso el acceso a Villar del Arzobispo desde el mismo lugar, en el tercer caso la entradas por Aras desde Javalambre.
A continuación Just señala diversas instrucciones para fortificar las distintas zonas. En  el primer caso señala como cabeza de la defensa la ciudad de LLíria  apoyándose en sus características orográficas y sosteniéndola sobre flancos naturales y de otras ciudades como Bétera, Pedralba y las carreteras de enlace. En segundo lugar Villar que deberá ser apoyada como en el primer caso por los caseríos y terrenos en que se asienta su alrededor. Cabeza del tercer sector señala a Chelva que también deberá ser fortificada, dice. Finalmente propone completar esta red de obras con la fortificación de Uriel, Requena y la muy importante de Chiva.
La propuesta de Just no cayó en saco roto. Las autoridades civiles se comprometían en la defensa de la ciudad, con una distribución clara de las fuerzas a emplear, a saber, el Consejo Provincial intervendrá en la construcción de la línea Intermedia desde el Puig, que se convierte en el enlace clave, entre la X.Y.Z y la  futura Defensa Inmediata a Valencia. El Consejo Local pondrá todo sus equipos técnicos y materiales a disposición de la Línea Puig-Los Carasoles. Se trata pues de una obra en la que los valencianos intervendrán claramente dando todo el apoyo institucional y popular a la resistencia. Este apoyo se hará notar en la prensa, a través de subscripciones populares para las fortificaciones, por medio de la participación de voluntarios, presos políticos y comunes en la construcción, a través de las visitas a las obras de las autoridades civiles republicanas como José Antonio Uribe diputado por el PCE,  Vicente Marco Miranda, redeactor jefe de El Pueblo en época de Felix Azzati , Peset Aleixandre Rector de  la Universidad de Valencia , Manuel Pérez Salas director de la Escuela Popular de Guerra de Paterna , entre otros.  Para entender la relevancia de la obra de atrincheramiento comenzada allí se acercaron a visitarla también el ministro de Estado Álvarez Vayo .
Desde otro punto de vista, técnico y militar, el cuerpo de ingenieros republicano diseñará la defensa de Valencia dentro de un concepto más "moderno" de lo que era una línea defensiva al estilo tradicional como la concebía Just,  aprovechando lo que se llamó defensa escalonada y en profundidad, se trataba de desarrollar el concepto de defensa articulado en Centros de Resistencia.
La propuesta de Just parecía hacer de las ciudades (LLiria, Chelva, Requena o Utiel, Chiva o Pedralba ) bastiones defensivos.
 Precisamente, el informe que acompañaba al desplegable 1:200.000* suscrito por el Teniente Coronel Sebastián Carrer Vilaseca de 29 de junio del 1938 y que mencionaba las tres líneas defensivas alrededor de Valencia: La Linea XYZ, la defensa Intermedia o del Palancia y la Defensa Inmediata a Valencia era la demostración concreta de que el estudio defensivo de la ciudad desde una perspectiva articulada en centros de resistencia y en profundidad desde la XYZ hasta Valencia ya estaba contemplado en fecha temprana y paralela al escrito de Just.
El escrito de Just es contestado oficialmente por la autoridad militar de ingenieros el 16 de julio, en la respuesta se alude al documento de 21 de junio antes citado y se habla ya de la "Defensa próxima a Valencia" diciéndole que lo que propone Just ya está contemplado en la defensa Intermedia "Posición intermedia" y se evalúa que la propuesta de Just no puede ser atendida de momento. Se encarga a continuación la dirección de la línea Intermedia o del Palancia al Sr. Rosso y la de Valencia a Carrer Vilaseca*, véase el documento más abajo.
En resumen se añadía también que, la defensa articulada de Valencia ya había sido ideada por el Ejercito Popular Republicano y su comandancia de ingenieros en Valencia. La demanda de Just había sido atendida de antemano, si las obras no se habían atendido todavía en la Intermedia era porque las urgencias del frente exigían otros compromisos y trabajos. El General Miaja había convocado, como recogía la prensa en esos días, a todas las autoridades civiles y militares de la ciudad para defender Valencia (ver prensa valenciana de principios de julio del 38). La posible fractura entre autoridades civiles y militares se habían conjurado. La retaguardia valenciana respondía con consenso y unánime a la consiga de Negrín: ¡Resistir es vencer¡
Escrito del la inspección general de Ingenieros sobre el caso Just.

*GALDON CASANOVES, Edelmir. La Batalla por Valencia una victoria defensiva. 1ª Edición PUV. 2010.
*El escrito completo en AGMAV. Aunque el escrito no va firmado, se le suele atribuir a Just porque el despacho que lo acompaña y que lo cita, de 21 de junio de 1938 y llega a Miaja el 5 de Julio del mismo año, después de pasar por Barcelona.
*Véase la hemeroteca en esos primero días de julio del 38 en Valencia.
*El informe del desplegable es de 29 de junio y está firmado por El Teniente Coronel de Ingenieros Sebastían Carrer Vilaseca (AGMAV C349, Cp 4 D2/31) aunque este informe se conocía por el libro de Martínez Bande, en el libro de este autor no aparecía la firma del Teniente Coronel.
* Escrito de contestación al Sr. Just . El comandante general de Ingenieros Tomás Ardid Rey se dirige al Estado Mayor del Ejército de Tierra, Vicente Rojo el 16 de julio, para comentarle la improcedencia de la propuesta del señor Just. AGMAV C.343 Cp 10 D1/52


lunes, noviembre 12, 2018

SOBRE LA LÍNIA DE DEFENSA INMEDIATA A VALENCIA. 3 L'ORGANITZACIÓ MILITAR.


“Sin embargo, la ofensiva de Franco contra Valencia no obtuvo el resultado esperado. Una vez más, los republicanos demostraron su heroica tenacidad en la lucha defensiva”. (Preston, P: 1999 pág.199)

La Defensa Inmediata de Valencia i les forticacions de la Línia Puig Carasols formen part de la mateixa estratègia defensiva que l’Exercit República va establir amb la XYZ i la línia intermedia, per darrere del la línia de front on es combatia intensament des de el mes d’abril de 1938. Eduardo Sáez de Aranaz, Tomas Ardid i altres dels militars del major prestigi* havien estat destinants a dissenyar les defenses de València, primer en l'Exercit de LLevant i després en el GERC.
Aquesta és una primera conclusió aportada al llarg de tota la investigació que vam realitzar des de 2006.
Això deiem en l’informe al Consell Valencià de Cultura al 2007
“Diseño global porque fue planificado por el Estado Mayor del GERC como parte de una misma estrategia defensiva, dentro de la defensa organizada de la misma batalla, con aprovechamiento de los mismos batallones de obras y fortificación que trabajaron sucesivamente en unos y otros puntos de las defensas, y porque su dirección e inspección también fue encargada a la misma Comandancia General de Ingenieros, para las que se designó respectivamente a distintos jefes militares.”
Es tractava doncs,  d’establir una xarxa defensiva estructurada en diferents Centres de Resistència* aprofitant els recursos naturals del medi per defendre amb superioritat totes les iniciatives de penetració per part de les forces enemigues. Establir el que es deia una defensa en profunditat i una defensa pam a pam del territori.
A mes, donar un sentiment de seguretat als combatents que sapiguessin que darrera la seua línea existien altres defenses fortificades que els permetrien trovar recolzament.
Aquesta, molt important, estructura de trinxeres va ser un model adoptat per professionals militars fidels a la República, que va suposar com s’ha dit “una victoria defensiva”.
La defensa Inmediata de València o Posición València,  va tenir les mateixes característiques  de defensa en profunditat i escalonada en Centres de Resistència tot i que mai va entrar en combat.
Això si, la construcció d’aquesta línia que es va poder fer en la reraguarda, lluny de la inmediatesa de la batalla, permeté un disseny mes acurat a l’estil d’una línia estabilitzada, mes que una linia de fortificació de campanya.
La troballa del llibre de Juan Capdevila, “camuflat” en la biblioteca de cultura militar de la ciutat de València  ( en 2008), i el posterior treball de camp al llarg de tota la línia, ens va convencer que aquest manual havia estat present  en els models adoptat s per la construcció del conjunt defensiu valencià,  i que la major part dels conceptes estratègics i models constructius responien als propis de la literatura militar derivada de la I Guerra Mondial, especialment francesa i alemanya.
Tota aquesta defensa propera a la ciutat, hauria permés allotjar en la Defensa de València les últimes divisions republicanes en combat. Així mateix, permetía donar una eixida organitzada cap als ports de Valencia, Alacant, Cartagena de les restes d’aquest exèrcit i la seua població cas d’una caiguda inesperada de la ciutat.

La proposta que feem de Centres de Resistència* de la Defensa Inmediata de València en 2009 en un article publicat en la Revista Castillos de España era la següent.

ZONES en que es distribueix la línia.
       Zona 1ª
       La Pedrera
       El Calvari
       La Patá
       El Cabeçonet
       Els Germanells
       El Cabeç Bord

       Zona 2ª
       El Mas Blau
       Masies
       Corral del Quirro
       Mas d’Elies
       Barrac d’Hortolá
       La Junquera

Zona 3ª:
       Km 11
       La Vallesa
       Valencia la Vella
       Los Carasoles

Aquesta divisió en diferents centres de resistencia l’ establirem en maig 2008 a partir del treball sobre els plànols de la primera zona i els informes d'agost del 38 fets  pel director de la línia Sebastian  Carrer Vilaseca. Per tant es tractava només que una hipòtesi de treball, sobre la base d'establir una analogia entre la primera zona i la resta.
Un total de 101 elements (tipo bunkers), kilómetres de trinxeres, posicions per a bateries de artillera, decenes de refugis antiaeris per a tropa, obsevatoris, etc.- 80 anys després de la batalla envolten València ciutat i encara són visibles.
Amb posterioritat incloguerem les Rodanes en Vilamarxant dintre de la Línea Defensiva Inmediata a València a manera d'hipòtesi.  
"Les fortificacions de les Rodanes en la línia Puig-Els Carasols.

Las forticaciones de Vilamarxant formarien parte de la Linea Defensiva Inmediata de Valencia. La línea defensiva construida sobre los elementos orográficos más destacados de las comarcas de la Horta y el Camp de Turia para defender Valencia podría haberse cerrado con la construcción de las fortificaciones en la zona de les Rodanes.
Estas defensas se apoyarían en la ventaja que da la depresión del Turia bajo las elevaciones que suponen las colinas de Les Rodanes en Vilamarxant. Situadas al norte de Ribarroja, los centros de resistencia de Vilamarxant que son más extensos de lo que se ha puesto en valor,  estan orientadas en gran parte hacia el Norte y el Este, lo que permitiria encauzar e impedir cualquier intento de penetración del enemigo desde el Norte. Tambíen permitieron cubrir la carretera general en dirección a Chiva. El saliente de Les Rodanes cumpliria así un papel destacado dentro de la línea, junto con el Cabeç Bord, al permitir presionar al enemigo hacia la zona de la Vallesa y los Carasoles. Les Rodanes , junto con las defensas del Safareig o la defensa de Lliria completaria una serie de puntos avanzados que debería sostener a Valencia fiel a la Republica caso del sobrepaso de la XYZ. No tendría sentido una defensa aislada en les Rodanes, sin formar parte de un entramado defensivo más complejo y este, no podria ser  otro, que la defensa de Valencia. 
Por otro lado la distribución de fuerzas que debería ocupar la Línea Defensiva más Inmediata a Valencia, ya estaría estudiada por el EPR en junio de 1938. El cálculo de fuerzas que deberían replegarse superaría las nueve divisiones, aproximadamente 6 en la línea y tres en retaguardia distribuidas por sectores. El sector de El Puig, a modo de ejemplo, que se extendería entre la costa y el Cabeç Bord estaria ocupado por tres divisiones, de las cuales una formaria las fuerzas de reserva."
(DURBAN:2011 : Maig publicat  en Fortificacions i trinxeres del País Valencià)
Finalment en 2012, confirmarem aquesta hipòtesi a partir d'una sèrie d'elements materials trovats en una visita a les fortificacions al voltant de Ribarroja, reproduïm el texte d'aquell article:
"Una baula perduda de la línia Puig Carasols apareix a Riba-roja de Túria. Confirmarien la idea que les defenses dels Rodanes formen part del conjunt Puig-Els Carasoles.
Fa sis anys vaig iniciar la cerca de les defenses situades en el marge dret del riu Turia. Algunes havien sigut destrossades per obres d'infraestructura viària o del ferrocarril, unes altres en situació molt precària per la urbanització de zones llindants amb el Barranc de la Cabraça i València la Vella.
La construcció de trinxeres i defenses que enllaçaren, per la marge dreta del Turia, amb l'espigó defensiu (1) de Vila-marxant conegut com a defensa dels Rodanes en els Rodanes apareixia i desapareixia entre les defenses situades més al sud en els Carasols i les que finalitzen en Vila-marxant . En part havia sigut destruït un sistema defensiu autònom per les pedreres que si situen al sud de la població de *Riba-roja. Aquestes, pràcticament havien acabat amb una xarxa de trinxeres situades al Nord dels Carasols en adreça Riba-roja, però on encara és visible algun petit tram.
No obstant açò, Els Rodanes, no podien estar aïllades de la resta de la línia llevat que se sostinguera la teoria que no tenien res a veure amb la línia del Puig i que només obeïen a la defensa de l'aeròdrom de Lliria, idea, des del meu punt de vista errònia. No es podien explicar per si soles Els Rodanes, tornàvem a la teoria anterior a aquests anys de treball en la qual cadascun entenia les trinxeres com a elements aïllats pertanyents a cada poble, Paterna, la Canyada, Riba-roja i no com un conjunt dissenyat i construït per a la defensa última de la ciutat de València en les mediacions de 1938. Els Rodanes no podien ser una defensa de l'aeròdrom de Lliria (massa allunyades i obstaculitzades pels propis monticles de Edeta) tal com s'explicava en els propis panells explicatius de la seua posada en valor. Faltaven, açò sí, algunes troballes de camp que demostraren aquesta continuïtat, més propers a la població de Riba-roja i que permeteren una continuïtat de foc entre ambdues poblacions i les defenses al sud a València la Vella i Els Carasoles.
Parlem doncs, en la línia de defensa immediata de València de dos espigons defensius molt destacats. Un format pel Cabeç Bord i la seua defensa (del que també es va sostenir erròniament en el seu moment que no pertanyia a aquesta línia de defensa) i l'altre que estaria format pel conjunt dels Rodanes; per cert, encara inexplorat  íntegrament. En aqueixa línia d'explicació completa de la Puig-Carasoles o Defensa Immediata de València, em donava noticia fa unes setmanes Juan Alcacer, tècnic de l’oficina de turisme de Riba-roja, que havien trobat restes de trinxera molt propers a la població, la qual cosa vindria a confirmar la relació estructural entre el conjunt de la línia i les defenses dels Rodanes. Troballa sí, important també, perquè confirma tot el que des d'aquest mateix bloc hem defensat. La Línia de Defensa Immediata a València és un conjunt defensiu a l'origen i com tal ha de ser interpretat i lloc en valor.
El conjunt aparegut en les proximitats de la població de Riba-roja està format per diversos centenars de metres de trinxera excavada en roca. La seua orientació principal Nord Nord-est, marca la mateixa pauta que les aparegudes en Carasoles. Cobreix el foc tant cap a la Vallesa com en les proximitats de les línies de comunicació de Riba-roja cap a l'interior per una antiga via pecuària. El lloc triat per a l'assentament d'aquest centre de resistència no podia ser més idoni. El conjunt d'elements és variat, formant una doble línia de trinxeres enllaçades per diverses trinxeres de comunicació, formant un extens entramat defensiu de diversos centenars de metres sobre un sòlid mogot.
Hem trobat en una primera visita elements diversos i alguns singulars, com l'aparició d'un niu de metralladora excavat totalment en la roca, inclosa la tronera. Treballs de maçoneria en pedra seca, diversos refugis, almenys mitja dotzena dels quals no tots estan acabats. Un petit fortí amb elements en formigó i volta d’accés, un refugi actiu. Un element destacat és l'accés o via de comunicació que encara que molt maltractat per les construccions veïnes encara apareix visible i també hauria de ser recuperat. Sembla un conjunt molt interessant i al que segurament acompanyaran uns altres encara inèdits que reforcen aqueix marge del Turia.
Bé , bones notícies per la recuperació del patrimoni. Ara l’ajuntament de Riba-roja haura de catalogar i declarar bé de rellevància local aquest bens patrimonials.

(DURBAN:2012, Març publicat en Fortificacions i Trinxeres del PV)

Bé , en conclussió, en 2012 haviem confirmat la hipòtesi llançada a 2011.

La Línia de Defensa Inmediata a València arrivaba fins les Rodanes en Vilamarxant. La defensa es va establir sobre la base d'una serie de nuclis defensius o centres de resistència, tal i com es pot comprobar en el plànol adjunt. Aquest nuclis es recolzarien en la defensa de costa que s'estenia des de el Puig i arrivaba fins a les Rodanes en Vilamarxant.

Aquesta defensa aprofitaría totes les elements naturals com els elements artificials construits. No se estructuraba com una línia continua, sino en diferents nuclis defensius coordinats amb un mando que tenia autonomía i que es coordinava amb les vistes, els camins d'abastiment i comunicació a reraguarda i les comunicacions mecàniques i de campanya pròpies.

Tant intens va ser el treball, i de tan llarga duració, que les mateixes autoritats militars van proposar la construcció d'un hospital per a atendre el personal que hi trevallaba*.

Les primeres construccions de la línia es van fer provablement a Rafelbunyol al mes de juny de 1938, ara fa 80 anys. El día 2 de juliol la premsa valenciana relatava que la Direcció General de Prissions havia organitzat una treintena de batallons  integrats per penants i prissoners de guerra per a fortificar València. L'Informe de Sebastian Carrer Vilaseca del mes d'agost de 1938 asseguraba que en la fortificació de la Vallesa de Mandor s'estaben empleant el Batallón "D" i tres companyies de reclusos procedents de les pressons de Hellín en Albacete i Tonana en Murcia*.
Reproducció d'un grafitti aparegut al 2009 a les Creus (Ribarroja de Turia) Autor: ESETE.

PRESTON, PAUL. LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.
SALAS LARRAZABAL , RAMON. Historia del Ejército Popular de la República. Hace mención a la reunión convocada para diseñar la defensa de Valencia y a los militares que asistieron todos de gran prestigio y provenientes de distintos lugares de España.
CAP DE VILA, Juan . La fortificación de campaña. Sindicato de la Industria, edificación , madera y decoración. CNT. Barcelona 1938.
INFORMES DE SEBASTIAN CARRER VILASECA, JULIOL I  AGOST 1938. AGMAV.
AGMAV Noticia de l'hospital, despatx de 5 de novembre.
DIARIO ADELANTE (PSOE) DONAVA LA XIFRA DE 7513 PRESOS TREBALLANT EN LA LÍNIA SEGONS LA DIRECCIÓ GENERAL DE PRISSIONS.
DURBAN APARISI, José V. Vestigios de la guerra civil. Los Carasoles en la línea de Defensa Inmediata a Valencia. Castillos de España 2009-10.
DURBAN APARISI, José V. Puig-Carasoles de línea de acero a monumento por la paz. Eines d'Innovació Educativa, 2010.
DURBAN APARISI, José V. Et alteri. La guerra civil en el Alto Palancia. ICAP 2012.