domingo, mayo 10, 2015

No se fusila en domingo.

Hace unos años (2005), se editó el primer relato autobiográfico de Pablo Uriel Diez (Soria 1914-Valencia 1990) titulado No se fusila en Domingo. El libro prologado por Ian Gibson y editado en Pretextos, recoge el manuscrito de este joven médico, destinado en un pueblecito de la Rioja que en 1936 se ve sorprendido por la sublevación Nacional mientras remonta el Ebro en su piragua. 
El relato, cuya edición está al cuidado de su hija Elena Uriel, describe la represión, el paso por el ejército franquista y la zona republicana, para acabar preso en Valencia. 
Aunque de ideas republicanas, este médico participa en el ejército de Franco. A lo largo de más de 400 páginas minuciosamente trabajadas y con una escritura amena y  detallada de los hechos, el libro es capaz de enganchar desde las primeras páginas. Absolutamente recomendable para jóvenes e interesados por el tema. 
Hace unos años, conocí a Elena y Sento, y tuvimos ocasión de hablar de la guerra, de las defensas de Valencia y del paso de su padre por la prisión-monasterio, de El Puig. Sento, excelente dibujante, ha presentado también recientemente un cómic que parte de la biografía de Pablo Uriel y que tendrá continuación. Atrapado en Belchite, que así se titula la versión en cómic del relato de Uriel cuenta uno de los episodios más conocidos de nuestra guerra civil, visto por el joven médico. 
Dos materiales absolutamente recomendables, para el público en general y para los docentes en particular. Tendremos ocasión de comentar la continuación de estos relatos.

No hay comentarios: